Rebotando en el “Cabeza del Inca”

Días previos al mítico, tradicional y carreteado feriado del 18 de septiembre, luego de un intercambio de mails, David Valdes, y quien les escribe, Daniel Pérez, decidimos partir hacia el conocido, pero muy poco visitado “Cabeza del Inca” enclavado en el sector de Portillo, V región. La idea era básicamente tomar lo que seria la ruta “logica” de ascenso de este cerro, avanzado por la mas evidente de sus canaletas hasta llegar a su filo oeste, para luego montarnos en la arista y avanzar desde ahí hasta la cumbre. David ya había hecho un intento previo, así que la ruta estaba “papeada” por lo que la confianza en el éxito era alta.

 


Idea de la ruta a seguir.

Decidimos partir el viernes 16 por la tarde hacia Portillo, lugar al que arribamos cerca de las 19:00 hrs. Tras unos 20 minutos de caminar, instalamos nuestro campamento cerca de la carretera (pero bien escondido para que no se viera al otro día la carpa desde abajo y evitar robos), y muy cerca de la canaleta que deberíamos tomar al otro día. Luego de comer y pelambres varios nos acostamos no sin antes disfrutar de los últimos rayos de sol que enrojecían el cielo y las altas cumbre andinas.

 

Al otro día partimos cerca de las 04:00 am rumbo a la canaleta, la cual desde el principio parte con sus 35º- 40º constantes que no dan tregua durante todo el ascenso .

 

Tras unos 1000 metros de desnivel de canaleta que no tomo unas 5 horas y unos gemelos mas que cansados, llegamos al final de esta , y nos aprontamos  a comenzar con la parte de escalada en roca (si es que se le puede llamar así a esa mierda de roca).

David comenzó a puntear  la escalada, que aparte de progresar por una roca mas que mala, que nos hacia botar televisores, radios, lcd, etc.era bastante expuesta hacia la cara sur de este cerro, que le daba algo de vértigo a la escalada.

Tras un largo y medio llegamos a una terraza donde David “alegremente” me hace ver  que nos es imposible seguir escalando.  Un rapel de 15 metros, y una posterior escalada en desplome nos separaba de continuar por la arista, lo cual era muy arriesgado debido a la pésima calidad de la roca y poca presencia de lugares donde proteger.


El tramo que nos falto por escalar

Así que unánimemente decidimos devolvernos, no sin antes aprovechar de sacar buenas fotos del sector y jugosear un rato haciendo llamadas telefónicas y vídeos.


Vista a la “nariz” de la cabeza, la cual NO es la cumbre, pero donde generalmente llegan las cordadas.

Tras un rapel del cual en un principio no teníamos idea si llegaba a algún lugar seguro, comenzamos a descender la parte mas inclinada de la canaleta por medio de rapeles, para luego bajar con una alegría y felicidad desbordantes el resto de la canaleta.

Vista al Juncal

 

Ya cerca del  campamento comenzó a nevar y a correr viento, sin duda las montaña nos boto y nos hizo ver que ella mandaba.

Sera para otro el Cabeza del Inca, pero sin duda, por la ruta “normal” y no por la variante “Valdes”.

Has one comment to “Rebotando en el “Cabeza del Inca””

You can leave a reply or Trackback this post.