VOLCÁN PUNTIAGUDO

El jueves 15 de Septiembre por la noche partíamos Sebastián Drago, Cristian Ordenes y yo rumbo al sur. El objetivo: Conquistar el Volcán Puntiagudo.

Luego de manejar toda la noche y de una rápida parada en Osorno, estacionamos el auto a las 4:00pm del viernes en el Puntiagudo Lodge. Si bien los dueños no son muy acogedores tampoco ponen problemas con dejar el auto en su estacionamiento. El lodge está ubicado a orillas del Lago Rupanco en el sector de Puerto del Poncho. De Osorno hasta este lugar son como 2 horas por camino de tierra en buen estado. Seguir siempre en dirección a Puerto Octay – Puerto Rico – Puerto el Poncho, salen buses todos los días en la mañana desde Osorno. Para mas información sobre como llegar llamar al 96434247 o al 92385498.

Por lo tarde que partímos caminando y debido a las malas condiciones climáticas decidimos contratar a un lugareño para que hiciera las de guía hasta salir del bosque, esta es una buena opción si se anda con poco tiempo ya que de otra forma la perdida es segura. El nombre del guía es Mauricio y por $20.000 y muy pocas palabras de aliento nos dejó donde queríamos (en total son cerca de 4 horas para salir del bosque, sin perderse, claro).

Ya daban las 7:30pm y una vez que paro de llover el frío se dejo sentir, esto sumado a que estábamos enteros mojados nos motivó a armar campamento casi desesperadamente en el primer rincón donde cupiera la carpa en el bosque. Una vez dentro de la húmeda carpa y de los mojados sacos con la ropa mojada puesta nos dimos cuenta que no teníamos fuego, esa noche no se cocinaría… ahora solo me queda reírme del momento jaja.

 

El sábado nos levantamos tranquilos en un día espectacular. Luego de desarmar el campamento, con los primeros pasos comenzó a volver el añorado calor al cuerpo. Por fin pudimos disfrutar el lugar donde  nos encontrábamos. El bosque de Alerces y Coihues cubierto de nieve por donde se filtraban los frescos rayos de sol en esa soleada mañana de primavera le recuerdan a uno por qué ama este deporte y todas las penas del día anterior tienen sentido.

Saliendo del bosque lo primero que hicimos fue ir en busca de un río que sonaba a lo lejos para hidratarnos ya que la noche anterior no habíamos podido derretir nieve. De ahí seguimos siempre con las raquetas puestas por infinitos filos que nos llevaban de una cumbre a otra sin parecer tener fin. Yo siempre insistí que íbamos mal pero la verdad no tenía una propuesta mejor. La descripción de andeshandbook no ayudaba mucho ya que producto de la nieve acumulada y de las pocas visitas que recibe el sector no se cuenta con una huella definida. Aquí solo queda confiar en la intuición, orientación y en la cordada.

Así, y luego de un día mucho mas duro de lo presupuestado, a las 6pm instalamos nuestro segundo campamento en la última parte plana que se veía hasta que empezara el famoso torreón final. Esa noche tuvimos más suerte ya que gracias a un chispero de emergencia pudimos prender la cocinilla, la comida fue contundente y la buena onda y conversa también. Estábamos muy felices en ese rincón del sur sintiéndonos muy alejados de todo sobre un inmaculado manto de nieve recién caída con vista al lago Rupanco y las cenizas del Volcán Caulle de fondo.

 

El domingo partimos a caminar a las 4.00am. La noche estrellada presagiaba un día soleado. Caminamos a buen ritmo, primero con raquetas y luego con crampones. En menos de 2 horas ya estábamos frente al torreón que le da nombre al cerro. Ojo que en la parte final del trayecto hay grietas y cornisas por lo que se debe andar con cuidado.

Ya amanecía cuando partí el primer largo de escalada, aquí nos dimos cuenta que mas abajo venía otra cordada de 3. Los primeros 60mts son fáciles, para ganar tiempo recomiendo hacerlos en simultaneo o sin asegurar. Luego siguió Seba conectando, mediante una travesía a la izquierda, con una parte mas vertical entre 2 canalones que Maramba resolvió limpiamente en unos 4 metros verticales de escalada en hielo.

Con esto nos metimos en un enredado sistema de coliflores del cual logramos salir solo después de dos largos de cuerda de los mas difíciles de la ruta, pasando sobre y bajo coliflores de las mas curiosas formas.

En ese nos dimos cuenta que habíamos tomado el camino equivocado ya que vimos como la otra cordada avanzaba en simultaneo (la cordada avanza simultáneamente y el primero pone seguros intermedios que el ultimo va recogiendo) muy rápidamente por una larga pala de nieve a nuestra izquierda. Resignados tuvimos que dejarlos pasar para luego seguir sus huellas. Cuando nos juntamos  más arriba supimos que eran de Talca e inmediatamente nos hicimos amigos y decidimos seguir juntos. Recomiendo analizar bien la ruta antes de empezar a escalar para no cometer este mismo error. No se debe ir por el filo sino que por la pala de nieve de la izquierda.

Ya se estaba haciendo tarde así que apuramos el ritmo haciendo todos los siguientes largos en simultaneo, excepto una travesía muy aérea bajo coliflores que preferimos asegurar.

La llegada a la cumbre es sencillamente espectacular. Nunca había experimentado nada parecido tanto por su belleza como por su manera. Los últimos metros son bien empinados (unos 70 grados) y la cumbre marca abruptamente el fin de la escalada, dejándolo a uno repentinamente en una reducida plataforma con una vista en 360 grados inigualable. El Volcán Osorno, Tronador, Lanín, Calbuco, Villarica y muchos otros son el premio de tanto esfuerzo. Esto fue a las 3.30pm del 18 de Septiembre del 2011 asi que viva el sur de Chile mierda! Luego de casi 12 horas de escalada y de muchos problemas y sacrificios por fin habíamos llegado. El momento duró poco, después de comer algunos dulces y celebrar el momento junto a nuestros amigos tuvimos que empezar a bajar ya que se hacía tarde.

La bajada la hicimos a través de múltiples rapeles que gracias a Dios salieron rápido y sin ninguna complicación por lo que pudimos llegar a los pies del torreón justo cuando oscurecía.

A las 10 de la noche, tras un día no muy endieciochado pero si muy emocionante volvimos a la comodidad de nuestros sacos.

Maramba y Seba viendo la ruta a la salida del bosque.
Campamento 2
Al amanecer Seba analiza la salida para el 3 largo
Coliflores.
Escalada en hielo en el 4 largo.
CUMBRE. De derecha a izquierda: Sebastián Drago, Cristian Ordenes y yo.
Solo me queda agradecer al CAU (Club Andino Universitario) por todo el apoyo y equipo que nos presto, a la pagina www.andeshandbook.org por ser nuevamente la guía en nuestras expediciones y a nuestras familias.