Carreras clandestinas de bicicletas. Parte II

Hace tiempo ya mencionaba a grandes rasgos lo que eran las carreras clandestinas en bicicleta. Y si bien este año no me ha permitido participar de dichas carreras (mis funciones como dyoz local me lo han impedido), quería dar termino a este relato….así que……vamos!!!!

Una carrera clandestina empieza mucho antes de la competencia en si – al menos así fue para el humilde y fantástico escritor de este relato- y esta en un periodo indeterminado, que a veces es posible encontrar entre las 2 semanas y las 24 horas previas a la carrera.

En Chile usamos un termino muy apropiado -aunque hoy en día algo en desuso- llamado “caldo de cabeza”. Es algo como lo que sigue:

No, si en realidad no pasa nada. 

– Bueno ya, “podría” pasar algo, pero es tan poco probable…….

– Ok, piensalo bien.Ya estas grandecito, eres una persona madura, responsable y trabajadora que no esta para estas cosas

– No puedo ser tan weon!!!

– No!!! no iré, y definitivamente no. Hay que estar muy cag… de la cabeza

– Bien, lo decidí. No ire y me siento orgulloso de ello!!

A la cuenta de 1…2….3……..PARTIDA!!!!!

– Pedalea, pedalea mierd…..

PAUSA

Debo hacer esta pausa en la carrera porque aparte de respirar un poco, necesito describir algunas de las cualidades que ha de tener quien corra en ellas. Un corredor de carreras clandestinas en bicicleta debe ser capaz de:

1- Predecir el futuro (al menos los próximos 15 segundos antes del pencazo, para evitarlo o hacerlo menos doloroso….la pregunta durante esos 15 segundos ha de ser: ¿dolerá?)

2- Asumir que el semáforo siempre estará en verde (los otros colores también están en verde, solo que cubiertos por otro color… es un conocido efecto optico ¿ya?)

3- Creer que todas las calles tienen el mismo sentido en el que avanza, la señaletica que indique lo contrario fue colocada a propósito para confundir a los corredores. Cualquier indicio extraño como vehículos en dirección opuesta o luces de colores acompañadas de uniformes color aceituna de coctel, son solo producto de la imaginación del corredor – quien deberá preocuparse de pedalear mas rápido que las luces de colores o dejar de ingerir LSD antes de la carrera -.

4- Convencerse de que los bocinazos e improperios varios son solo expresiones de regocijo por parte de los queridos automovilistas. Quienes claro esta, comparten amablemente la via con los corredores e incluso les animan a usarla.

5-  Tener un mapa en su cabeza capaz de encontrar lugares innombrables, indecibles e inencontrables.

FIN DE LA PAUSA

Hay varios episodios en una de estas carreras, que podriamos definir asi

Buscando el checkpoint

– 1, 2…..3 cuadras…… esta debe ser…….chucha no ¡me pase de nuevo! donde esta el p…checkpoint!!!

Encontrando el checkpoint

– Y esta we… es? put.. los organizadores mara……villosos (había uno cerca)

Entre el 12avo y 13avo checkpoint 1 hora y media despues de empezar la carrera

–  Nunca mas, nunca mas. Esta es la ultima vez que compito

Llegando a la meta

Picala picala, este cdm que viene en su cag.. con ruedas y no le puede ganar a papa!! (traducción: “esta admirable persona quien corre a mi lado tiene las mismas posibilidades de llegar que yo, solo como un acto deportivo y desinteresado de mi parte acelerare tan solo un poco para hacer mas interesante la competencia”)

Y al final, solo queda la emoción de haber participado de un evento singular del espacio-tiempo multidimensional paralelo. O en otras palabras, menos mal que termino y vayanse todos…. al carrete de premiación 😉