Not sexy climb

Y continuando con la serie “ud no lo haga”, he aquí solo para mi, mi nuevo relato.

Pero ya que andan por aca igual los dejo leerlo

Como recordaran del capitulo anterior, estaba caminando tranquilamente en dirección a comprar el pan y ups! de repente me encontré escalando en una combinación de solitario y free solo una ruta llamada “Los Miserables” ¿recuerdan?

Que bueno que se acuerdan, estaba super preocupado de ello.

Y que se viene ahora? Bueno, esto:

Aclaración: 3 chiflados es una ruta de escalada tradicional, es decir todos los anclajes incluidos los de las reuniones los carga y coloca el escalador quien en esta ocasión sube esta ruta en solitario.

 

Sábado, 4:00 AM

Me levanto fácilmente, llevo varios días despertándome a esa hora desde que a mi stress acumulado tuve que sumar el dar una prueba el día anterior para postular a un puesto de informático de mas pelo.

Pero no es hora de quejarse de la vida sino de verificar por 3ra vez que tengo y metí todo el equipo, que el InReach funciona bien y que aun no me arrepiento de ir.

Esta todo, los 18 kilos completos, normalmente al distribuirlo en cordadas de 2 a 3 individuos no se siente como una tonelada, pero no es mi caso, me las tengo que arreglar solo así que todo ese equipo es para este not sexy pelado.

Aun no me arrepiento pero el miedo y la ansiedad se hunden profundamente en mi pecho y revuelven mis intestinos, el verificar el equipo logra distraerme lo suficiente para olvidarlo por unos instantes. Pero esa bendición no es eterna y paso a lo siguiente, la alimentación. Un plato con leche y cereales, magro desayuno pero entre el par de completos que me comí la noche anterior y el miedo no me cabe nada mas.

Aunque es suficiente para lo que vendrá después, la leche me ayudará a bajar algo de carga, esa del tipo que demanda su salida en los momentos menos propicios, cosa que no quiero que pase mientras estoy escalando.

Antes de eso tienen que pasar varios minutos y el miedo forcejea en mi interior, decido no dejar que gane pero he de hacerle una concesión, es hora de despedirme de mis seres queridos. Intento no sonar trágico pero no me hago ilusiones, cualquiera que te escriba a esa hora para despedirse no esta en sus cabales.

En fin, si todo sale bien podre disculparme después por asustarles, sino, bueno sino al menos tendré la conciencia tranquila aunque dudo que eso importe mucho. Si voy cayendo libremente de digamos 150 metros sobre nivel del suelo, según la ecuación de caída libre, dispongo de casi 6 segundos antes de pasar a formar parte de la flora local.

Suena hasta tonto, me lo imagino así:

1 seg – por la chucha

2 seg – cresta cresta cresta

3 seg – momento de hacerse religioso, dyoz dame alas!!!

4 seg – no salieron alas (OBVIO, siempre lo supe), chucha ¿que sigue? ah si

5 seg – que bueno que alcance a des…

casi 6, no, no alcanzaste cabrito.

Parece que la leche ya hizo su pega así que toca ir al trono, hora de probar la ecuación de caída libre en distancias mas cortas.

Después de 15 minutos es evidente que Colon no va a enviar las carabelas, ni siquiera un botecito aparece como para un chapoteo, nada!!!! Leche, antes eras chévere.

Ya, espere mucho y me quedan cosas por hacer antes de partir.

Ultimo check list, ahora personal

  • Afeitada? de lujo
  • Ojeras? si, las suficientes
  • Guata? holi !!! ahí estas desgraciada, 4 kilos menos en 1 mes y todavía sigues allí.
  • Miedo y ansiedad? nunca se fueron así que mala suerte nomas, piquenla eso si que ya nos vamos
  • Pánico? no, tu te quedas aquí, no hay espacio para ti.

Traslado las cosas al auto y parto, tengo hora y media mas para pensármelo.

Necesito algo de sano odio liberador matutino, un par de malos conductores deciden ayudarme y yo muy agradecido les doy la lista completa de improperios que me se, no es tan larga como creía.

Metallica acude en mi ayuda y me hace mas llevadero el camino, cuando ya estoy en las curvas del cajón del Maipo llega la megafantastica “One“.

Nota mental para el futuro: no hacer headbanger mientras manejo en curvas (viva el 8)

6:40 AM, arribo al estacionamiento mas cercano a Placa Roja.

Comienzo a equiparme y justo se cumple uno de mis temores, llega una cordada para escalar la ruta escuela de placa roja. Mi temor es que mientras escalan esa ruta puedan botarme material encima. Verán, 3 chiflados es una ruta que va por una “chimenea” situada en la cara mas visible de placa roja, la cual esta justo abajo  de la arista por la cual discurre la ruta escuela, y sobre esta aun persisten grandes cantidades de material suelto. Cualquier cosa que boten tiene posibilidades de caerme encima.

Calculo cuanta ventaja les puedo sacar y los tiempos que tardaran para ver cuan expuesto estoy. Las matemáticas me dicen que le de, así que como ya tengo las cosas listas, parto.

25 minutos hasta placa roja, escondo los bastones y empiezo a escalar. Los primeros dos largos y 1/4 de la ruta escuela me llevaran a la cota en la que nace la chimenea de 3 chiflados. Es un trepe fácil, así que en 20 minutos estoy en lo que sera mi primera reunión, el arbusto que marca el comienzo del traverse a la chimenea, a unos 80 mts del suelo.

Me tardo mas de lo que quisiera armando la reunión, estoy nervioso y quiero que sea una reunión 5 estrellas. No me vale menos, cuando este mas arriba escalando esta no puede ser una de mis preocupaciones.

Un par de metros mas a la derecha pongo mi primer seguro y acomodo la reunión. “This is it”, dale.

Son aproximadamente 20 metros de traverse, un boulder fácil, pero con 80 metros de exposición, o dicho de otra manera, hay 80 metros de caida libre entre mi poto y el suelo. Normalmente ese traverse es el primer largo, pero he decidido unir el primer y el segundo largo, así que pongo el mínimo de equipo para evitar todo lo posible el zig zag de la cuerda cuando entre a la chimenea. No me quiero caer, no llegare al suelo, pero sera un pendulo de aquellos, uno que se incrementa a medida que me alejo de mi ultimo seguro. 5 metros … 10 metros … 15 metros … llegué, estoy justo abajo de la chimenea.

Ya en la chimenea subo hasta donde calculo mentalmente que el angulo no es tan forzado y dejo puesto mi primer seguro en la ruta propiamente tal.

La escalada es lenta, tengo confianza en mis movimientos pero el peso me mata, y no puedo pensar unicamente en los movimientos. Tengo que pensar también en que la posición del mosquetón de mi dispositivo de aseguramiento este siempre alineado, que no se enganche y se autobloquee, que los agarres no se salgan, que los seguros queden bien puestos, que mis pies estén bien apoyados porque no puedo darme el lujo de cansarme demasiado ahora que estoy partiendo en la ruta y de mantener el esfínter apretadito ya que la leche no hizo su magia habitual.

Avanzo de a poquito y después de casi 40 min desde que salí de la 1era reunión llego a la única chapa que hay en toda la ruta, el punto que escogí para mi 2da reunión.

Pongo en practica mi primer experimento del dia, dejar reorientada la reunión al tiro en lugar de hacerlo después, y la cuerda pasada por lo que seria el primer seguro del 2do largo. Luce horrible, después de varios intentos logro recomponerla para que al verla no parezca que voy a morir. Parece que no me toca todavía, así que bajo rapeleando para limpiar la ruta y la 1era reunión.

El rapel es horrible, uno de los problemas de esta ruta con este estilo de escalada es que su orientación  es diagonal, lo que dificulta rapelear cómodamente al tener que ir evitando un péndulo. Por otro lado no es seguro salirse mucho de la ruta mientras se rapelea, si bien la misma esta razonablemente limpia, hacia los costados esa limpieza desaparece y es muy fácil botar material, material que me puede caer a mi o a otros en el futuro.

Llego al traverse nuevamente, ahora tengo que escalarlo de vuelta, es terriblemente incomodo, pero después de algunas maldiciones e insultos variopintos llego a la 1era reunión, la desarmo, me devuelvo por el traverse, subo hacia la chimenea y retomo a la escalada hasta la 2da reunión. Tras 2 horas y media logro finalizar la primera parte de la jornada.

Ahora se viene lo bueno, o lo malo, según como se mire. Los dos pasos mas difíciles de la ruta están concentrados en este largo. El primero es una fisura vertical con no muchos apoyos para los pies, y con manos “decentes”. Es el primer paso vertical de una pared cuya inclinación roza los 95 grados, unos 20-25 metros mas arriba esta el segundo paso vertical, una fisura también aunque mas amigable, que tiene una entrada algo extraplomada pero que se puede manejar saliendose un poco por la derecha, es mas fácil de proteger pero tiene por contra que hay una mini “terraza” justo abajo, cualquier vuelo de seguro termina con a lo menos una torcedura de tobillo.

Esos dos pasos han sido parte mis pesadillas los últimos días, tengo miedo, y me obligo a salir de la comodidad de la 2da reunión.

Lento, lento, lento, el ancla que tengo atada en la espalda me ralentiza enormemente, comienzo a notar el cansancio en mis movimientos. Voy poniendo los seguros a conciencia en la medida que me acerco al primer paso  y me mantengo asustado pero bajo control, todavía lo puedo manejar.

Ok aquí esta, mi corazón bombea mas fuerte, subo un poquito mas y me arrepiento, al ser vertical tengo que inclinar un poco la espalda y me desbalancea. Pillo un pie mas a la derecha, me abro un poco mas y logro encontrar una posición de equilibrio que no me tira hacia atrás.

El miedo se esta apoderando de mi, quiero poner un seguro pero la posición es demasiado incomoda como para soltar una mano, me obligo a respirar, veo en mi mente los siguientes movimientos y me tiro, se que en 2 pasos mas estaré fuera de peligro, así que me la juego. Es hora de mentirme a mi mismo “¿no es ese el mejor agarre del mundo? mira lo firme que se ve, tómalo” “ese apoyo de ahí, ¿no luce acaso grande y sensual? pon ahí la patita”.

Logre salir, respiro mas tranquilo y me dirijo hacia el 2do paso.

Voy saliendo por una parte de la chimenea que luego se abre hacia la derecha, cuando un agarre en mi mano derecha cruje y se suelta. Tenia el cuerpo bien equilibrado así que no caigo, no caigo físicamente pero el pánico empieza a asomar sus ojos. Cuento hasta 10 y doy largas respiraciones, me enfoco en respirar hasta lograr bajar las pulsaciones. Mi posición es cómoda, hay mas agarres, no me cai, no tengo razón para estar asustado. La vida continua y yo también, llegué al 2do paso.

Protejo el paso como los dioses, pero lo saco a velocidad de tortuga. No importa, cuesta pero sale. Avanzo unos 15 metros mas hasta una “terraza” unos 20~25 metros mas abajo del final de la ruta.

3ra reunión, ya ni intento reorientarla después del fiasco de la anterior, tarea para la casa.

Segundo rapel horroroso, aplico algo de ingenio y voy fraccionando la cuerda para subir con mas facilidad a la vuelta en la que pretendo ascender por la cuerda en lugar de escalando, este largo tiene algunos tramos verticales que aprovechare para ello.

Llego a un tramo que tengo que desescalar porque la linea del rapel cae justo por arriba de una piedra que tenia escrito “bótame y despídete”. Sudo la gota gorda, supero el paso, fracciono la cuerda con un seguro mas alejado de esa piedra y sigo rapeleando.

2da reunión!!!! a desarmar y subir. Una combinación de escaladas y ascensos por cuerda me conducen nuevamente a la 3ra reunión, ultimo largo, el mas fácil y bonito.

3er Largo, cortito, lindo, no tan protegible pero muy fácil. Me asomo por el final de la chimenea y  al fin, cielo azul, viento en la cara y relajamiento de esfinter. Salí al final de la ruta, estoy vivo, estoy entero, sigo algo estresado pero ya paso lo peor.

Primera tarea de este largo, bajar a desarmar y volver. Ultimo rapel toxico, aunque si he de ser honesto este no lo fue tanto como los anteriores. Vuelvo a la reunión, descubro que tengo señal y envío mensajes a mis seres queridos, parte de lo que me tenia estresado era haberlos asustado innecesariamente. Soy de lo peor, filo, tengo que seguir bajando, ya me putearan después, no puedo enfocarme ahora en cuanto se enojaron conmigo, tendré que lidiar después con eso.

4 rapeles mas abajo llego hasta mis bastones, bajo hasta el auto y descubro que el dia aun no se acaba. Estaba tan concentrado en la ruta que no revise cuanta bencina me quedaba, news news news!!!! awevonado!!!, te quedan unos 45 km de alcance, ni por si acaso llegas a Santiago.

Comienzo a sumar y restar y calculo que llego hasta San José, con un rango de unos 5 a 10 km con el rendimiento del vehículo. Bueno, pícala, mientras antes estés en la bomba mejor.

Y este seria el final de la historia de no ser porque no es así, en el camino fui vilmente asaltado por 2 CAUras, quienes siguiendo mis movimientos por correo decidieron hacer su jugada y quedarse con parte de mi equipo para poder ir a escalar a las Melosas. Increíble, estas nuevas generaciones no conocen limites.

Y ahora si que si, el final, que no termina comiendo empanadas. Las tengo demasiado asociadas a compartir con tu cordada lo que hiciste en el dia, sin cordada no hay empanadas, sorry not sexy pelado, pa la otra.