CANOITAS, EL GRAN DESAFÍO

Escrito por Beatriz Delgado (Publicado por Claudio Suau)

Un cerro simple y afable, por la mayoría conocido; situado aproximadamente en el kilómetro 6, lado norte, del camino a la mina La Disputada, sector de Farellones. Así las cosas, una visita al mismo, en primera instancia, no ameritaría un alcance público. Un montañista sabe, no obstante, que todo puede cambiar según las circunstancias y, en esta oportunidad, las circunstancias, aún de índole personal y no natural, llaman a hacerlo.

Así es, ésta fue mi primera salida tras una cesárea y ad portas de enfrentar la tercera quimioterapia de un ciclo de seis que he de hacer, por un cáncer mamario que me diagnosticaron a los siete meses de embarazo. El Canoitas, se convirtió, entonces, en el día de cumbre de un Ojos del Salado cualquiera para mi persona; y una cumbre muy significativa en todos los ámbitos posibles.

DSCN1066-2

El ondulado y tierno cerro, como a sabiendas del poco usual hecho, nos recibió a mis compañeros y a mí, vestido de pura calidez y sol, inusuales para esta época del año. Apenas salpicado de nieve en sus alturas, nos brindó todo su ancho, sin viento, como para propiciar el anhelado reencuentro con la naturaleza que ya parecía tan lejano por tantas cosas.

Pasito a pasito, como en mi primer cerro, bloqueando el dolor de los músculos inexistentes, fatigada, tras tres horas y media, alcancé la cima. Allí me esperaban, pacientes, mis compañeros de salida. Inevitable contener las lágrimas.

Todo el cordón del Plomo en frente, el Manchón, más cerca, y el “Cortaderas chico” todo blanco, justo a un costado, me parecieron más lindos que nunca. Y esa sensación maravillosa del cometido alcanzado; del disfrute inigualable en montaña, invadía plena el corazón.

He querido compartir este pequeño testimonio humano, más que deportivo, con aquéllos que han pasado o pasarán, en el futuro, momentos difíciles en las montañas o en la vida en general. Con aquéllos que han sentido que, tras un esfuerzo sobrehumano por un loable propósito, el destino les ha dado en el rostro, en cambio, con una decepción tremenda y profunda. No desistan; no se desalienten, pues la vida siempre les premiará con pequeñas grandes cosas, muchas veces ni siquiera imaginadas. Siempre se puede. Siempre.

DSCN1069-2

Agradezco al amigo Jorge Hess (DAV) y dedico esta cumbre tan especial a mi querido hijito, en el día de su cumple mes número dos. Un bebito que, entre otras muchas cosas, sobrevivió a una primera cumbre a la semana de gestación (Punta Horizonte), por ignorancia de su madre naturalmente, y superó una mastectomía total en su vientre a las 38 semanas de embarazo. ¡Sin duda, el más fuerte y valiente del mundo! Viva la vida y vivan las montañas.

DSCN1078-2

3 comments to “CANOITAS, EL GRAN DESAFÍO”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. domingo.lama says: 24 agosto 2011 at 23:24

    Grande mujer!!! Gran inspiración para cualquiera. Que bueno que te animaras a escribir esto! Un abrazo gigante!