Pura realidad!!! en el Diedro del Mai!!!

Dentro de mis días de vacaciones, donde el tiempo sobra, pero escasean los compañeros de cerro/escalada, le envié un mensaje a Felipe Araya para que fuéramos a escalar la Placa Roja, a lo que él me responde que ira junto con Felipe Lobos al Gran Diedro del Mai, ante lo cual, sin vacilación alguna me autoinvite. Así que luego de un par de mails de coordinación partimos el sábado 14 y domingo 15 al cajón del Arenas.

El gran diedro del Mai en una gran pared de roca abierta el año 2004, de 250 mts de alto, cuya ruta original consta de 7 largos , siendo los más duros de una dificultad de 5,9. La pared se escala en tradicional, por lo que la idea de nosotros era poner a prueba los conocimientos adquiridos hace un par de semanas en el curso respectivo del club.


El diedro del Maipo

Como señale antes, partimos el sábado 14 hacia el Cajón del Arenas, no sin antes comprar la respectiva comida y unas buenas empanadas como aperitivo para lo que sería la escalada “preparatoria” que haríamos en unas rutas monolargos del sector. Una vez en choriboulder y ante un cielo amenazante, partimos hacia la pared del mismo nombre donde hay par de rutas de escalada tradicional mas unas 5 o 6 de deportiva. En ese lugar calentamos y soltamos las manos escalando una ruta 5,6 y 5,9 cada uno, hasta que la lluvia nos aguo literalmente la escalada y tuvimos que irnos a refugiar a la camioneta. La lluvia fue constate y fuerte durante todo el resto del día, así que decidimos bajar un poco (más o menos a la altura de la pared de jabbah) con el objeto de no quedarnos atrapados en caso de un rodado que tapara el camino de bajada. A eso de las 9 de la noche, armamos la carpa bajo la lluvia, cocinamos y luego a dormir con la esperanza de que parara de llover durante la noche y así encontrar la pared del diedro seca al otro día. La noche transcurrió entre sobresaltos ante los continuos ruidos de deslizamientos, sin embargo ya al amanecer vimos que había parado de llover y que probablemente la pared se hubiera secado con los primeros rayos del sol, así que tomamos las cosas y partimos hacia el diedro.


La pared de choriboulder

Ya bajo el diedro nos dimos cuenta que estaba seco, así que preparamos las cosas y partimos al lugar donde inicia la escalada propiamente tal. Junto con nosotros, había un grupo de trekkeros que nos acompaño en esa pequeña subida, quienes nos dieron palabras de aliento para realizar nuestro objetivo, ante lo cual les dimos gracias y aprovechamos de pedirle la frecuencia de su radio por si teníamos problemas en la pared jajaja.

Luego de equiparnos Felipe Araya partió con el primer largo 5.6 de unos 20 metros. Una vez los 3 en la reunión (realizable solo con friends mas un clavo) fue el turno de Felipe Lobos, quien escalo el segundo largo 5.9 de unos 30 metros. Este largo tiene un pequeño traverse de inicio para luego afrontar un pequeño desplome que puede complicar la escalada, especialmente a quien va de primero, y aun mas, a novicios de la escalada como nosotros.


Felipe Araya en el primer largo.


Felipe Lobos en el segundo largo

Luego de reunirnos en la segunda reunión, la cual está equipada con 2 chapas mas una anilla para el rapel respectivo, fue mi turno de escalar el tercer largo de dificultad 5.9 y que recorrer el diedro propiamente tal. Tras recorrer la mitad del largo (unos 20-25 metros) decidí pasarle el turno a Felipe Lobos ya que no me encontraba en un estado de confort para realizar la escalada. Tras el relevo, parte Felipe Lobos con el objeto de terminar el largo, quien a mitad de la ruta tuvo que enfrentarse a la lluvia y granizo que nos estaba amenazando hace algún rato. Tras llegar a la reunión del 3er largo, mojado y con un par de gotas de sudor, decidimos bajarnos de la pared ya que la lluvia hacia peligrosa de la escalada.


Daniel Pérez en el tercer largo


Asegurando entre lluvia y granizo


Felipe Lobos terminando el tercer largo

Felipe Lobos preparo su rapel para reunirse con nosotros en la reunión del segundo largo, botando varias rocas que nos hicieron pasar más de un susto a Felipe Araya y a mí. Fue durante esas caídas de rocas cuando recibí un piedrazo en mi bendito casco que me hizo pasar un pequeño susto. Luego de ese piedrazo le dije a Felipe “te acuerdas de la señora trekkera que nos dijo que éramos valientes por intentar escalar el diedro??”, el me responde afirmativamente, ante lo cual le digo nuevamente : “ahora le diría que no somos valientes, sino que weones por estar metidos en esta lluvia de piedras!!!!”. Felipe se ríe, y se cubre nuevamente, porque vienen más piedras en camino, las cuales pasan cerca o pegan nuestros cascos.
Ya en la reunión del 2do largo, armamos el segundo rapel y bajamos los tres tranquilamente. Una vez abajo paro de llover y nos toco recuperar la cuerda, lo cual fue tarea de los “Felipes”, mientras quien les escribe, me ubique lejos de la pared para tener una mejor visión y avisarles si venían piedras hacia ellos. Cuando la cuerda ya estaba callendo, soltó un verdadero LCD y de los grandes!!!, la situación fue “algo” graciosa, ya que nunca había visto correr tan rápido a estos dos cabros, especialmente a F.Lobos quien hizo un contorsionismo digno de circo para ubicarse en una pequeño techo en los pies de la ruta para protegerse. Una vez con la cuerda abajo, ordenamos las cosas y nos fuimos a la camioneta.


La cordada escaladora


F.Araya rapeleando

Desde la distancia vimos nuevamente el Diedro, así que nos prometimos volver dentro del año cuando mejoremos un poco más en la escalada tradicional. Sin embargo la experiencia queda que es lo más importante. Aprovechamos de dar gracias a todos los que nos aconsejaron y nos dieron buena vibras; a su vez animamos a todos los miembros del Club, especialmente a los más nuevos a que se animen a hacer cosas más desafiantes!!. El club realiza cursos de perfeccionamiento y cuenta con equipo para prestar y así afrontar estos nuevos desafíos.
Saludos a todos!!!!

 

2 comments to “Pura realidad!!! en el Diedro del Mai!!!”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. Buena muchachos!! Es muy bonita esa pared. Siempre la veia con cara de gato a la carniceria cuando no era vegetariano y subia al punta ventana que esta al fondo de esa subida. Saludos desde Limache!